Archivos para medicina alternativa Categoría

    ¿Las prácticas deportivas también requieren una preparación adecuada ?

    Debería pensarse que sí. El esfuerzo de tensado del yumi es siempre el mismo, tanto para la práctica deportiva como para la tradicional meditativa; aunque la primera es menos exigente, ya que no se detiene en el perfeccionamiento de un kata ni necesita de estadios de meditación para tal fin. Sin embargo, a veces se encuentran practicantes fumadores cuyo único objetivo es acertar en el blanco y que no reparan en el correcto desarrollo de esta práctica.
    Para la arquería occidental, por supuesto que casi no es necesario el acondicionamiento del cuerpo si se cuenta con arcos diseñados con poleas que son fáciles de manejar. Esto hace que no se necesite de mucha fuerza física para ejecutar un disparo.

    ¿Hace falta preparación física para seguir esta senda?

    Como cualquier otra disciplina, el Kyudo requiere de un esfuerzo físico relativamente intenso. Sin un acondicionamiento físico adecuado, pueden existir lesiones, ya que tensar un arco en forma manual no es algo simple, y realizar los Kata tratando de mantenerse erguido en las distintas posturas con un arco que mide dos metros con diez de altura tampoco es sencillo. La forma del tensado, que se realiza alejada del tronco del cuerpo y por encima de la cabeza, es otra de sus grandes exigencias. Por otra parte, si uno debe estar sufriendo porque no puede alcanzar a tensar el tsuru, la cuerda, seguramente resultará poco provechosa la meditación. Tener que estar atento a las exigencias del cuerpo nos aleja del objetivo principal que es la “no intención”.

    Cuando se practica para rendir un examen, por ejemplo, los maestros exigen quedarse inmóvil en cada posición durante unos minutos, que parecen ser eternos, para que se refuerce la forma y se mejore la respiración, junto con la correcta alineación.
    El cuerpo queda realmente agotado luego de seis u ocho horas de práctica, al igual que las manos, que difícilmente pueden sostener las flechas al finalizar.

    ¿Se puede practicar el Kyudo con arcos occidentales?

    La práctica del Kyudo requiere indefectiblemente de los elementos con los que se practica el Kyudo, así como un jugador de polo no puede golpear la pelota con un palo de jockey. El elemento es parte del arte.
    No debe existir confusión en esto. En Japón, en la actualidad, se practica tanto el Kyudo como la arquería occidental, ambos como deportes; pero sólo el Kyudo como arte meditativa respeta los legados tradicionales.

    ¿Por qué se lo llama Kyudo Zen?

    Este arte se encuentra, como ya mencionamos, profundamente ligado a la filosofía Zen. Lo que se debe perseguir en esta vía o camino es el correcto pensamiento, el correcto sentir, el correcto actuar. Buscamos nuestro propio centro, acertar en nosotros mismos. Se debe practicar la meditación previa al tiro. Cada posición del kata, el Shahó Hasetsu, requiere de un gran esfuerzo de concentración y detenimiento.

    ¿A qué se llama deportiva y a qué tradicional meditativa?

    La primera suele practicarse en diversos organismos de enseñanza secundaria y terciaria como una actividad física o deporte, así como puede practicarse Kendo, Judo o Karate. También se dicta en gimnasios preparados para tal fin. Algunos edificios poseen varios pisos y, en cada uno de ellos, se practica un arte deportivo distinto de los ya mencionados.
    En la línea deportiva, el objetivo del practicante es acertar en el blanco. A esto, se llama “atari”.
    El tiro se efectúa con una técnica en la que no están previstas la ceremonia y etiqueta. El practicante de Kyudo deportivo puede ingresar en su dojo con su elemento de práctica -es decir, su arco- apoyado en su hombro y esto no es censurable. Se puede practicar sin las prendas tradicionales y no hay necesidad de guardar elegancia o impasibilidad alguna en el momento del hartare o liberación del tiro. Todos estos detalles hacen de esta práctica una repetición estructurada y mecánica.

    La senda tradicional meditativa se distingue de la práctica deportiva por el refinamiento de sus kata o formas y un especial trabajo con la etiqueta y ceremonia que hace, a veces, creer ver, en los seguidores actuales, a los antiguos guerreros feudales.
    El desarrollo y estudio de estas formas se complementan con la filosofía Zen. El objetivo ya no es entonces acertar al blanco, sino alcanzar un estado superior de conciencia, satori: estamos hablando de acertar en el centro de núestro Ser.
    Para estas prácticas, se debe ejercitar la paciencia y buscar la armonía y el equilibrio. Acertar en el mato, blanco de papel, es tan sólo la consecuencia de nuestra correcta concentración y disciplina interior.

    KYUDO: Arquería Japonesa

    En apariencia, se trata de tirar una flecha con un arco e intentar dar en el blanco. Pero sólo en apariencia, porque a través de esta disciplina oriental milenaria se despliegan sutiles facetas, que la convierten en un camino de autoexploración espiritual.
    Podemos considerar al Kyudo principalmente como un arte que nace para la guerra. Con el correr de los tiempos, fue adoptado por maestros y seguidores y se dividió en dos sendas bien diferenciadas: la deportiva y la tradicional meditativa.

    Un abracadabra de 48 horas

    Las personas que viven en los centros urbanos y durante el día son un engranaje más de las tensiones de la vida cotidiana, son los mejores candidatos auna terapia marina. De hecho, a partit de los 40 años tanto hombres como mujeres empiezan a estar por debajo del pico de sus destrezas físicas y mentales.
    Sin que importe cuál es nuestra edad, casi todos llegamos al día viernes arrastrándonos. El fin de semana suena como la palabra mágica que nos salvará del colapso. Sin embargo, muchas veces dos días no son suficientes para la recuperación. Entonces, ni bien sienta que el lunes le pesa sobre la espalda aún antes de salir de su casa, preste atención a su cuerpo que está lanzando un descomunal S.O.S.
    Ese primer síntoma estará seguido por otros que pueden sintetizarse en dificultades de concentración y problemas para trabajar y tomar decisiones. Al poco tiempo sentirá que las ideas abandonan la cabeza como si se tratara de pájaros desbandados y, lo que es peor, se pierde la vitalidad y uno anda pot la vida como un caballo cansado. Este es el momento ideal para tirar la toalla y dedicar como mínimo 8 días a la talasoterapia.

    Un tratamiento matino con todas las letras provoca una verdadera ruptura en la rutina diaria, que apunta a un cambio de ritmo en el organismo. Al sumergirse en el mar el cuerpo siente el impacto inmediatamente y el espíritu se expande. Pero, igual que un barco náufrago, el agua salada en principio nos hace tocar fondo para luego sacarnos a la superficie.
    Por esto, durante los primeros días hay una gran necesidad de dormir varias horas extras.
    Días más tarde el casco cansado del cuerpo recobra en el mar los minerales que fue perdiendo, fundamentalmente el magnesio, el fósforo y el calcio. Durante este período aumenta el hambre, la sed y el buen humor.
    Se puede hacer un baño a primera hora de la mañana durante .30 minutos, otro a las 10 horas durante 15 minutos; y un tercero alrededor de las 16 horas.

    Los beneficios curativos del mar

    Sin que saber nadar sea un requisito, un tratamiento tan antiguo como la huma-nidad espera en la orilla de los mares a los estresados, los deportistas, las madres que acaban de dar a luz y a todos aquellos que superaron los 50 años de edad.
    La talasotetapia -término que proviene del griego thálassa, que justamente significa mar- es el conjunto de beneficios que provee una estadía en el medio marino. Esos beneficios se centran básicamente en el baño de agua salada y en el rato que se petmanece sobre la arena de la playa. La terapia es más eficaz si se efectúa durante la mañana, ya que la brisa marina desaloja cualquier impureza que se deposita sobre la superficie del agua durante la pleamar.

    Al estar rodeado del agua de mar, se produce en la superficie cutánea un recambio de elementos -sobre todo de yodo y sodio- por el mecanismo denominado osmosis (el pasaje de sustancias en ambas direcciones a través de una membrana). Mediante el movimiento de las olas, el mar ejerce sobre el cuerpo una acción tonificante, es decir un hidromasaje natural. Por esto, el solo hecho de ingresar al agua brinda una sensación placentera, la energía se renueva y crece la vitalidad en forma instantánea.
    Cada día son más los médicos que recomiendan la talasoterapia a las madres que acaban de dar a luz, los deportistas fatigados y los estresados. Para las pequeñas depresiones, los problemas para conciliar el sueño, la recuperación de infecciones, el período postoperatorio y, an general, para quienes aceptan a regañadientes los cambios que el paso del tiempo va operando en su cuerpo, la cura marina parece ser una de las soluciones más solicitadas.

    Las situaciones cumbre

    En nuestra existencia se registran situaciones felices, como el casamiento, ser madre o padre, obtener un premio, etc. En estos momentos, accedemos a la realidad cotidiana desde una visión expandida, a través de la cual comprobamos que el Universo es bello, justo y armonioso. Se nos presenta un cruce hacia una dimensión mayor al expandir la conciencia por la felicidad vivida.

    Abraham Maslow, el gran psicólogo norteamericano que dedicó su vida al estudio de la creatividad humana, tuvo la idea de hacer una investigación preguntando a miles de personas qué sienten en sus momentos cumbres. El resultado fue que tres sentimientos eran los que predominaban: verdad, belleza (armonía) y justicia. Los tres valores con los que Platón definía al alma. En nuestro mejor momento, tenemos una visión del orden universal. Ese estado expandido es nuestro vehículo mer ka ba en acción.

    El amor en la meditación mer ka ba

    Cuando amamos (es decir, cuando reconocemos ser parte de una realidad mayor que nos incluye y nos supera al mismo tiempo), comenzamos a liberar la geometría sagrada del corazón. Cuando el corazón recuerda su origen, cuando está conectado al amor, abre dos espirales distintas: una hacia el Cielo y otra hacia la Tierra. En todos los lugares sagrados de nuestro planeta fluyen en abundancia las energías espiraladas de unión con el Cosmos, haciéndonos recordar que la esencia de la vida es el amor.

    La espiral es un viaje de retorno a nuestro hogar. Por lo tanto, cuando amamos estamos viajando en espiral hacia el centro de la Creación. Cuando amamos rompemos con la limitación estrecha de nuestro ego para fundirnos con el proyecto total de la Creación. El goce interno de tal apertura nos está indicando que nuestro vehículo mer ka ba está activado.

←Anterior   
Todas los articulos publicados en http://acupuntura-china.net/ son extraidos de otras webs, la mayoria enviadas por nuestros visitantes, si alguno viola los derechos de autor, nos lo puedes comunicar a acupunturachina.net@gmail.com y sera removida a la brevedad.